nota de prensa de PLATAFORMA NO INCINERADORA NAVATEJERA sobre Inadmisión de Alegaciones y presentación de Recurso contencioso

21 Jul

La PLATAFORMA NO INCINERADORA NAVATEJERA nos envía  nota de prensa sobre INADMITIR  ALEGACIONES Y RECURSO DE REPOSICIÓN a la enajenación de parcelas en Navatejera para Instalación de Planta Incineradora de biomasa.

170720 Nota de prensa plataforma antiplanta incineradora biomasasnavatejera

Esta noticia se ha reflejado también en la Web de Radio León en los términos siguientes:

http://CADENASER.COM/emisora/2017/07/20/radio_leon/1500554869_376327.html

BIOMASA

Los afectados acuden a la Justicia para frenar la planta de biomasa de Navatejera

Han presentado un recurso contencioso administrativo para impugnar el convenio con Junta y Somacyl

Planta de Biomasa
Planta de Biomasa / Agencias

Los vecinos de Navatejera llevan a los tribunales su batalla contra la planta de biomasa que la Junta pretende instalar en esta pedanía de Villaquilambre. La plataforma vecinal contraria a esta instalación ha presentado un recurso contencioso administrativo contra el acuerdo a tres bandas firmado entre el Ayuntamiento la Junta y el Somacyl para desarrollar el proyecto. El abogado de la plataforma Víctor Álvarez considera que la urgencia con la que se ha tramitado la cesión de las parcelas o la escasa compensación económica que se ha pactado para la Junta Vecinal vulneran la normativa. De hecho no descartan denunciar ante la Fiscalía a los responsables políticos del proyecto

El abogado entiende que la Junta debería paralizar el proyecto hasta que los juzgados se pronuncien al respecto. Si no lo hace pedirán que se tomen medidas cautelares

La Junta Vecinal ha rechazado las más de 3.500 alegaciones presentadas contra la cesión de las parcelas. Lo ha hecho, denuncia el letrado, sin notificarlo personalmente a los implicados sino que lo ha solventado con una publicación en el BOP en pleno verano

 

AUTENTICIDAD E IMPOSTURA

16 Jul

culturales55

Alguien dijo una vez que esto del rock and roll, para ser genuino “no sólo tienes que poseer un toque rebelde, también tienes que alejarte de las sociedades anónimas”. Al hilo de ello, se podía hacer una biografía de los famosos Rolling Stones subtitulada “Como ser pose y no hacer nada en 30 años”, salvo ser una mala copia de sí mismos y necesitar de la adulación constante de un montón de fans tan entregados como despistados.

Porque los egocéntricos miembros de la banda liderada por el Caballero de la Orden del Imperio Británico Mick Jagger no es que estén haciendo cosas que en su día dijeron que nunca harían (como perder el culo por inclinarse ante Su Graciosa Majestad), hayan traicionado sus presuntos (¿los tuvieron alguna vez?) ideales o se hayan vendido (entradas a precios de oro para sus conciertos patrocinados por opacos fondos de pensiones) al vil metal, es que directamente se han convertido en una corporación cuyo único fin es el de “hacer caja”: ¿cuántas veces han dicho que se retiraban los muy cansinos para luego regresar con nuevas macrogiras?

Pero, ¿se podía esperar otra cosa de un estudiante de económicas en sus años mozos como el “morritos”, un tipo que lleva sin tributar a la hacienda inglesa desde 1970? ¡De ganar pasta gansa, hacer inversiones y llevárselo crudo a paraísos fiscales debe saber un rato! Eso de la rebeldía antisistema, la “rivalidad” con los Beatles (la cual debe ser como la que dicen que hay entre Coca-Cola y Pepsi-Cola), “Sus Sátanicas Majestades” (no creo que hayan hecho una  güija en su vida; yo tampoco, que conste, pero no voy por ahí tildándome de “satánico”), las cacareadas orgías repletas de mujeres, alcohol y drogas, etc., tienen toda la pinta de ser una milonga. Bueno, el pirado de Keith Richards sí que se debe haber metido, lo suyo y lo que el propio Jagger presume de haberse metido…

Frente a tanta tomadura de pelo, God Save the Queen, el himno de ruptura de los Sex Pistols, cumplía el pasado mes de junio 40 años y no parece sufrir ningún síntoma de esclerosis. Más bien al contrario, podría formar parte de la banda sonora de nuestra paupérrima situación presente, “toque” incluido a las anacrónicas dinastías reales, hoy de tanta utilidad social como una figurita de porcelana Ladró en un taller mecánico.

Elevemos, pues, el volumen de nuestro equipo de música y pensemos en lo sucedido en este tiempo y en cómo nos va. Desde luego, no es difícil trasladar la Inglaterra del año 1977 (y eso que todavía no había aparecido por allí la Thatcher) a nuestros días, en cualquier polvoriento rincón de esta vieja y desnortada Europa. La sarcástica letra, traducida, dice: “Dios salve a la Reina / Su régimen fascista / Te han convertido en un idiota / Una bomba H en potencia // Dios salve a la Reina / No es un ser humano / No hay futuro / En el sueño de Inglaterra // Dios salve a la Reina / Que no te digan lo que quieres / Que no te digan lo que necesitas / No hay futuro, no hay futuro / No hay futuro para ti // Dios salve a la Reina / Sabemos lo que decimos, tío / Adoramos a nuestra Reina / Que Dios la salve // Dios salve a la Reina / Porque los turistas son dinero / El torso de nuestro personaje / No es lo que parece // Dios salve a la Reina / Dios salve la historia / Dios salve tu demencial desfile // Dios salve a la reina / Señor, ten piedad / Todos los crímenes se pagan / ¿Cuando no hay futuro / Cómo puede haber pecado? // Somos las flores en el cubo de la basura / Somos el veneno de tu maquinaria humana / Somos el futuro, tu futuro // Dios salve a la Reina / Sabemos lo que decimos, tío / Adoramos a nuestra Reina / Que Dios la salve // Dios salve a la Reina / Sabemos lo que decimos, tío / No hay futuro / En el sueño de Inglaterra // No hay futuro , no hay futuro / No hay futuro para ti / No hay futuro , no hay futuro / No hay futuro para mí”.

¡Brutal! Bueno, un matiz: sí hay futuro, pero únicamente  para sinvergüenzas, jetas y vividores tipo Jagger.

 

      RICARDO HERRERAS

189114

Devolución de competencias autonómicas en Justicia, Educación y Sanidad al Estado

16 Jul

adn político autonómico

Somos muchos los Españoles, y más porcentaje  aún entre los Leoneses, que pensamos que el Estado autonómico, tal y como ha evolucionado. es un viaje a ninguna parte. Este pseudofedereralismo asimétrico existente es injusto para las regiones más pobres y está generando un aumento de la desigualdad de los españoles según el lugar geográfico donde viven. Dentro de este panorama hay un porcentaje  creciente que opina que las comunidades autónomas deberían eliminarse sin más (siguiendo el ejemplo de Portugal que votó NO a un intento de  regionalizar la Administración del  país) y con ello eliminar el alto número de políticos colocados en Órganos innecesarios asociados a ellas  (Parlamentos autonómicos, Consejerías autonómicas, Consejos Consultivos, Consejos autonómicos de cuentas, defensores del pueblo autonómicos, Administración B autonómicas,  etc., etc….).

Y un porcentaje elevado, quizás mayoritario, de ciudadanos Españoles que piensan que para garantizar la igualdad entre los españoles, deberían retornar al Estado al menos  las competencias exclusivas en Educación, Justicia y Sanidad. Este si podría ser un referéndum a realizar entre todos los Españoles.

Y dentro de esta tesitura, la reciente opinión del presidente del tribunal superior de Justicia de Madrid, pidiendo la devolución de competencias autonómicas en justicia al Estado.

(Presidente ALS)

Los jueces piden que la Comunidad de Madrid devuelva las competencias en Justicia al Estado

de https://elpais.com/ccaa/2017/07/14/madrid/1500050699_926938.html?rel=lom

Los jueces piden que Madrid devuelva las competencias en Justicia

El número de casos que entraron en 2016 ha bajado un 14% respecto al año anterior

Edificio del Tribunal Superior de Justicia de Madrid.Ampliar foto
Edificio del Tribunal Superior de Justicia de Madrid. ULY MARTÍN

La gestión de las competencias de justicia a las comunidades autónomas está generando graves problemas, que se solucionarían si las gestionase el ministerio directamente. Así lo expresó ayer el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), Francisco Javier Vieira, que abogó porque el Consejo General del Poder Judicial fuera el único responsable. La Comunidad de Madrid, actual tenedora de estas competencias, no quiso valorar esta petición.

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madridhizo estas declaraciones durante la presentación de la memoria de los juzgados de Madrid de 2016, donde se refleja una bajada del 14,2% en los asuntos tramitados ese año. Francisco Javier Vieira hizo un balance “muy negativo” de la distribución de la Justicia entre el Gobierno central y la Comunidad de Madrid. En caso de que el primero apruebe más juzgados o la ampliación de los ya existentes, es el Ejecutivo autonómico el que debe dotarlos de personal, de medios y de instalaciones. Esto se traduce en que transcurre bastante tiempo desde que se toma la decisión hasta que se pone en marcha de forma efectiva. “Lo suyo sería centralizar toda la gestión.

Creo que la mejor solución es que se centralice toda la gestión en el Consejo General de Poder Judicial y que este se encargue de acabar con las dificultades generadas por el traspaso de competencias a las comunidades autónomas”, destacó Francisco Javier Vieira.

El magistrado presidente puso como ejemplo las diferencias existentes en los programas informáticos de gestión procesal. Cada comunidad autónoma que tiene las transferencias de justicia (Cataluña, Canarias y Valencia, entre otras) cuenta con sistemas distintos, que son incompatibles entre sí y que no se conectan entre ellos. “Habría que hacer algo a nivel de ámbito nacional para dotar de mayor homogeneidad a todo el territorio”, añadió Vieira.

La Consejería de Presidencia y Justicia del Ejecutivo regional, sobre la que recae la dotación de medios personales y materiales de la administración de justicia, declinó hacer valoraciones al respecto.

Ciudad de la Justicia

SEDES SIN AIRE ACONDICIONADO O EN SÓTANOS

La capital cuenta con 21 edificios judiciales, lo que demuestra la dispersión de la justicia. En los otros 20 partidos judiciales, hay 38 sedes, algunas de ellas situadas en edificios de viviendas o en locales comerciales. El estado de algunos de ellos es lamentable: carecen de las mínimas medidas de seguridad, albergan estancias sin ventilación o presentan graves deficiencias en los sistemas eléctricos y de climatización. En alguno se ha llegado a alcanzar hasta 29 y 30 grados, lo que ha motivado que los funcionarios se marcharan.

En otros, se da una gran carencia de salas de vistas o habitaciones para las ruedas de reconocimiento, sin olvidarse de las que no son accesibles para los minusválidos o las que no tienen seguridad las 24 horas del día o sistemas de alarma.

El presidente del TSJM recordó el mal estado en el que se hallan los juzgados de la región, pese a ser la tercera comunidad autónoma (tras Andalucía y Cataluña) con mayor número de procedimientos. De hecho, reclamó la construcción de una ciudad de la justicia en la que se unifiquen todos los juzgados para evitar la dispersión actual y que los profesionales y usuarios puedan así evitar pérdidas de tiempo. El fracasado proyecto del Campus de la Justicia, que iba a levantarse en Valdebebas, ha recibido hasta la fecha tres configuraciones distintas desde su presentación hace más de 15 años, en tiempos del Gobierno de Esperanza Aguirre. “La realidad es que Madrid se encuentra entre las peores en infraestructuras judiciales. Sin duda. Cataluña y Valencia cuentan con sus ciudades de la justicia y ambas han mejorado claramente la situación. Eso, por no hablar de otras regiones como el País Vasco, Navarra o Cantabria”, añadió Vieira.

El litigio de la futura Ciudad de la Justicia se verá en la sala de lo contencioso-administrativo del TSJM en octubre de este año, donde se dirimirá si este campus debe desarrollarse con el tercer proyecto aprobado y con un montante de 105 millones de euros o, por el contrario, debe abandonarse.

El titular del TSJM aseguró que la región necesita 89 nuevos juzgados para los 21 partidos judiciales de la región. Gran parte de ellos deberían estar en la capital: 15 de primera instancia, 8 de lo penal, 20 de lo social y 6 de lo mercantil. A todos ellos tendría que ir unida la creación de 35 plazas de magistrado: cuatro para la sala de lo civil y de lo penal y dos para la sala de lo social del Tribunal Superior; 14 para las secciones de civil y 15 para el área de penal de la Audiencia Provincial.

Durante el año pasado, el número de asuntos pendientes de resolver se ha reducido en la región un 14,2%, lo que supera la media nacional (8,2%). De hecho, ingresaron en los juzgados de la Comunidad de Madrid 808.915 asuntos y se resolvieron 867.199. Eso sí, quedaron pendientes 303.024, una cifra bastante inferior a los 352.755 que estaban sin sentenciar a finales de 2015. “El descenso continuo en los casos pendientes evidencia el esfuerzo que realizan los juzgados y tribunales de la región, dando salida a más asuntos de los que ingresa, pese a que en la Comunidad hay sólo 11,5 jueces por cada 100.000 habitantes”, explicó Vieira. Este recordó que en otras comunidades la ratio es mayor (Asturias, con 14,8 jueces; Cantabria, 13,6 y Castilla y León, 12,6) y la carga de trabajo es mucho menor.

“Los datos de la justicia en Madrid son positivos, porque se reduce el número de asuntos pendientes. Si fuera al contrario, sería preocupante. La justicia madrileña funciona relativamente bien por el esfuerzo intenso de las personas que trabajan en ella”, recordó el presidente. “En muchos órganos hay una carga superior a lo establecido, que es muy preocupante”, añadió Vieira, que destacó que se han superado los problemas en la tramitación electrónica (Lexnet) que se dieron al inicio del año y que causó tantos retrasos en la instrucción de los procedimientos.

LOS ASUNTOS PENALES CAEN UN 50% EN EL ÚLTIMO AÑO

Las últimas reformas legislativas han beneficiado de manera especial a la jurisdicción penal. La eliminación de las faltas y su conversión en sanciones administrativas, junto con la remisión a los juzgados solo de los casos con autor conocido, han supuesto que haya ingresado un 50% menos de casos (452.335).

Los jueces también tienen que acelerar los procedimientos en este ámbito porque la ley obliga a que estén íntegramente tramitados en un plazo máximo de seis meses, salvo que se decrete que son complejos. Eso alarga la instrucción a un máximo de 18 meses. Esto se ha hecho en 6.999 casos penales y en 355 en violencia sobre la mujer.

El atasco en la jurisdicción penal se da, sobre todo, en delitos de naturaleza económica (estafas, apropiaciones indebidas y delitos societarios), ya que los jueces deben dar preferencia a los procesos en los que el supuesto autor se encuentra en prisión.

 

Otros LEOSANOasuntos de actualidad

http://ILEON.COM/politica/076057/ordonez-senala-que-las-autorizaciones-de-parques-eolicos-se-sustentaban-en-villanueva-y-delgado-entre-otros

 

http://www.DIARIODELEON.ES/noticias/leon/busto-exige-tudanca-no-cometa-la-indecencia-llevar-llamas_1174673.html

 

https://www.INFOLIBRE.ES/noticias/politica/2017/07/15/una_jueza_multa_inhabilita_exalcalde_cambil_psoe_por_prevaricacion_continuada_67630_1012.html

 

http://www.ELBOLETIN.COM/noticia/151504/nacional/rajoy-sigue-imponiendo-el-rodillo-del-pp-en-el-congreso-incluso-sin-mayoria.html

 

http://iniciativadebate.net/2017/07/15/patricia-lopez-esto-se-resolvera-cuando-haya-un-juez-que-les-procese-a-todos/

 

http://www.PUBLICO.ES/sociedad/violencia-genero-ayuntamiento-pamplona-desvela-agresion-sexual-menor-san-fermin.html

 

 

http://CADENASER.COM/emisora/2017/07/14/radio_leon/1500037200_070788.html

El 40% de los leoneses apoya abandonar la comunidad

 

http://www.PUBLICO.ES/internacional/corrupcion-detenido-fiscal-jefe-anticorrupcion-colombia-chantajista-corrupto.html

 

http://www.LANUEVACRONICA.COM/greenpeace-reclama-a-la-junta-que-destine-fondos-europeos-para-una-transicion-sostenible-del-carbon

 

 

http://www.gentedigital.es/leon/noticia/2191284/un-total-de-360-congresistas-debate-en-leon-sobre-los-avances-en-biotecnologia-un-sector-con-futuro-asegurado/

 

http://www.DIARIODELEON.ES/noticias/provincia/aprobada-memoria-proyecto-parques-bomberos_1173590.html

http://m.ILEON.COM/noticia/075910/aprobada-la-memoria-de-la-red-provincial-de-bomberos-que-costara-ocho-millones-y-contara-con-75-efectivos

 

 

http://www.ILEON.COM/politica/075715/psoe-upl-y-cs-bendicen-el-levantamiento-final-del-empedrado-de-la-plaza-del-grano

 

http://www.LEONOTICIAS.COM/leon/contrato-mierda-trabajo-20170704112120-nt.html#ns_campaign=mod-lo-mas&ns_mchannel=ver-top-50&ns_source=estandar&ns_linkname=estandar&ns_fee=2

 

ALMA EBRIETATIS

14 Jul

macrobotellon-industriales-universidad-leon--620x349

ALMA EBRIETATIS

            “La universidad de León -no escribo “universidad” en mayúsculas porque creo que ya no se merece el título- está satisfecha con el normal desarrollo de la Espicha de Industriales”… Por normal desarrollo de la espicha celebrada el pasado mes de Marzo, entiende el Magnífico Rectorado de la Universidad de León, toneladas de basura, miles de litros de orina y vómitos, cientos de robos, decenas de agresiones y varios comas etílicos, cuya limpieza y remedio pagamos de nuestros impuestos los pringados de los españolitos, para alegría de niñatos borrachos, post-adolescentes calentorras, y sus despreocupados y “superprogres” papaítos, muchos de los cuales, seguramente, ya hicieron lo suyo durante la movida de los ochenta -unos en los conciertos de Loquillo y otros en los de Mecano, según el grado de pijotería-.

            Los agentes de policía, convertidos en niñeras nocturnas por orden de un Ayuntamiento pusilánime, que alcahueta los festejos nocturnos en vez de garantizar la seguridad pública, hacen lo que pueden para evitar potenciales desgracias como la del Madrid Arena.

            El Alma Mater, nuestra Universitas Legionensis, que hace menos de veinte años se permitía el lujo de poner notas de corte en todas las carreras, y suspender adrede a alumnos que hacían exámenes de sobresaliente para “mantener el nivel académico” -por no hablar de ciertos catedráticos que suspendían a sus alumnas por quejarse de sus comentarios machistas en el aula-, se ha convertido en Alma Ebrietatis ( de la borrachera, para los que nos sepan latinajos); y a falta de ingresos por matrículas de hijos de pobres que aspiraban a ser clase media, parece que cubre gastos vendiendo entradas para aquelarres a quien las pueda comprar, menores de edad incluidos. Y para que el negocio sea redondo, lo hacen coincidir con una huelga estudiantil en la enseñanza secundaria, de modo que a los menores les sea mas cómodo asistir, ya que al día siguiente no tienen que ir al Insti…

            Y para garantizar que el aforo quede cubierto, se traen a todos los golfos de Europa, USA y Brasil, dotados con una beca Erasmus, con la promesa de sacarse media carrera sin estudiar. Pero no todo es malo. Hay consecuencias positivas: el Sr Rector, que es Catedrático de Anatomía Patológica, podrá aprovechar la tesitura para profundizar en su campo de investigación, analizando las consecuencias médicas de las intoxicaciones etílicas, y las brechas en la cabeza.

AQUILINO SANTAMARTA

  LA SOLUCIÓN ¿FINAL?

9 Jul

      productividad y codicia                   

Con cada aniversario del fin de la II Guerra Mundial, los muchos escritos aparecidos en prensa acerca del horror nazi ganarían en honestidad si pusieran un mayor énfasis en analizar los verdaderos factores – ideológicos, económicos y sociales – que condujeron al paroxismo de la “solución final”, máxime cuando los mismos no han desaparecido del todo. Al contrario, siguen palpitando aún hoy día en los pozos negros del despiadado neoliberalismo vigente.

Leyendo estos días uno de los libros de Primo Levi sobre los infaustos lager levantados por el III Reich, enseguida vinieron a mi mente algunas de las políticas austericidas de la Troika, cuyas concomitancias incluso desde el punto de vista semántico (eufemismos mediante) resultan en verdad asombrosas.

Porque en realidad esos campos de concentración no fueron tanto lugares de exterminio (por lo menos, no solo, con la única excepción quizás de Treblinka) puro y duro como una especie de “espacios industriales” gestionadas con “criterios especiales” por una versión criminal de los hoy famosos “Departamentos de Recursos Humanos” donde (antes de proceder a la eliminación física cuando ya no podían más o no resultaba “rentable” su manutención) se utilizaban a millones de trabajadores como “mano de obra” esclava. De algún modo, la eliminación de “costes” improductivos en los mismos garantizaba el “máximo beneficio” tanto para los jerarcas nazis como para el gran capital alemán (los Krupp, Thyssen, Bayern…), ambos aliados durante doce interminables años.

El llamado Holocausto no fue, desde luego, consecuencia única y exclusiva de la “banalidad del mal”, la a estas alturas un tanto cansina cita de Hannah Arendt. El mal – entendido al estilo kantiano, esto es, como “ausencia del bien”- existió, existe y por desgracia existirá siempre, acomodándose en las fronteras más oscuras de la condición humana. Pero al final Auschwitz (y Sobibor, Bergen Belsen, Mauthausen y demás) hubiera sido inconcebible sin la aplicación de conceptos tan familiares como “planificación industrial”, “productividad”, “máximo rendimiento”, “eficiencia”, “burocratización”, etc., etc. En otras palabras: Auschwitz fue el colofón a la vez exacerbado y terminal del liberalismo capitalista del siglo XIX, de su pragmatismo amoral, alienación salvaje, explotación laboral, socialdarwinismo feroz y colonialismo racista. Guste a quien guste y pese a quien pese.

No quisiera caer en la demagogia ni mucho menos pretendo hacerlo en el tremendismo. Nada podrá ser equiparable a aquel horror, eso está claro. Además, la metodología es diferente. Pero si se piensa con detenimiento, los burócratas nazis y los que trabajan en Bruselas para la UE han perseguido con sus decisiones el objetivo común de minimizar los costes de producción a costa de reducir los gastos de mantener a los trabajadores. La diferencia es que los acólitos de Hitler usaban directamente las cámaras de gas y los neoliberales se inclinan por la progresiva supresión de las bases que desde la postguerra han sustentado el estado de bienestar. Repito, no se trata del mismo método, pero en el fondo lo que se busca es muy similar: exprimir al trabajador y negar cualquier atisbo de valor humano a su trabajo.

Si la Historia debe servir (entre otras muchas cosas) para entender el presente actualizando el pasado, entonces, a la vista de lo que está ocurriendo en el continente, ¿hasta cuándo vamos a seguir pensando la Unión Europea solo como un gigantesco espacio económico ordenado por criterios de “competitividad”, “crecimiento exponencial” o “rentabilidad” olvidando a quienes realmente importan, es decir, a las personas? ¿No es hora ya de una Europa sin los Juncker, Dijsselbloem, Draghi, Tusk y demás adláteres de “los mercados”?

 

 

RICARDO HERRERAS

 

TURISMO SALVAJE

5 Jul

 

Magaluf

            El turismo moderno remonta su origen al “Grand Tour”, un viaje por Europa que realizaban jóvenes europeos de clase media y alta, aristócratas británicos principalmente, como parte de su educación, para aprender lenguas extranjeras. Apareció a fines del siglo XVII, e influyó en diversos artistas y escritores del periodo, que conocieron el arte clásico, durante sus visitas a Pompeya, Atenas, y otras ciudades monumentales, de las que se llevaron multitud de recuerdos, como los frisos del Partenón; el 52% de los cuales, se hayan repartidos por varios museos europeos, el 38% en el Museo Británico. Un ”grand tour” podía llevar desde varios meses a varios años, dependiendo del presupuesto. Un mayor presupuesto también facilitaba el saqueo de obras de arte, como el realizado por Thomas Bruce, conde de Elgin, en la Acrópolis. La publicación de guías de viaje hizo que a partir de 1730 la costumbre de realizar un ”grand tour” formativo estuviera plenamente arraigada entre las clases altas inglesas, y se extendiera en otras naciones de Europa, cuyos museos también recibieron obras procedentes de los expolios arqueológicos realizados por los jóvenes “ilustrados” europeos.

            Desde fines del siglo XIX, las mejoras y el abaratamiento en el transporte de pasajeros permitieron el turismo moderno y masivo. En la España franquista, este turismo masivo,en su variante de sol y playa, fue -junto con la venta de mano de obra barata a Europa- la principal baza para crear empleo y, de paso, blanquear mediante las inversiones inmobiliarias, el dinero negro que los acólitos de la dictadura habían ganado en el mercado negro durante los años del hambre y del estraperlo. Tan bien funcionó esta receta económica de los ministros tecnócratas del Opus Dei, que aún hoy sigue considerándose una especie de panacea  para salvar la economía, aunque sea a costa de malgastar nuestros recursos naturales, y crear empleo temporal y mal pagado, por no hablar de hundir la ya pésima reputación de nuestra piel de toro.

            De hecho, el turismo de sol y playa, lleva años dando síntomas de agotamiento: ¿porqué van a seguir viniendo los turistas alemanes a Ibiza, cuando la oferta hotelera de la costa Croata -impulsada por inversores alemanes tras esa gran oportunidad de negocio que fue la Guerra civil yugoslava- ofrece mayor calidad y diversidad al mismo precio o menos? ¿Cómo se pretende que China, el país que mas ha crecido en gastos turísticos durante la última década, nos envíe remesas de turistas, si sólo ofrecemos buen tiempo y playas saturadas, cuando pueden disfrutar de playas casi vírgenes en la costa sur de su propio país? 

            Las respuestas a este desafío han sido dos principalmente:

  • El turismo cultural, del que pretenden beneficiarse ciudades de gran carga histórica como León u otras similares, aunque paradójicamente las actuales autoridades opinan que destrozar una de las últimas plazas con suelo de canto en España, o sepultar un valioso yacimiento arqueológico bajo una autovía innecesaria, paralela a una carretera nacional, es útil para fomentar ese tipo de turismo. Éso sí: los promotores-saqueadores inmobiliarios obtendrán pingües beneficios, tras sobornar al edil de turno para que su compañía reciba el contrato; y el propio ayuntamiento cobrará jugosas tasas por permitir la instalación de cafeterías y terrazas sobre las aceras de hormigón con que han destrozado nuestro patrimonio cultural.

  • El turismo de borrachera, en que destacan las Baleares, dónde miles de jóvenes europeos, sobre todo británicos y alemanes, rememoran las hazañas de sus precursores del “Grand tour”, no ya saqueando yacimientos arqueológicos, sino adornando localidades enteras como Magaluf con basura, orines y vómitos; así como animando el ambiente con espectáculos esperpénticos, trifulcas, e insultos a las mujeres españolas-convertidas en blanco de absurdos “juegos” programados por las propias empresas turísticas-, ante los que la policía está desbordada. Una modalidad turística que ha llegado también a León, de la mano de las despedidas de soltero, y de otros jóvenes “ilustrados” que realizan su “Grand tour”: los Erasmus, mayoritariamente procedentes-que nadie se engañe- de familias pudientes y universidades privadas extranjeras, como cierta estudiante alemana y ciertos estudiantes yanquis, que hace ya cinco años se divertían de lo lindo por el Húmedo, apuñalando gente.

            Veremos de aquí a unos años, qué modelo de turismo se consolida en nuestro país, y en nuestra antaño provinciana, bucólica y ordenada ciudad. Lo que está claro es que los actuales gobiernos -desde locales hasta el nacional-, con su política de destruir monumentos; elevar las tasas de nuestras universidades hasta el punto de que solamente los ricos y los extranjeros puedan matricularse en ellas; fomentar una educación mediocre destinada a producir camareros, cocineros y limpiadores en serie -con todo el respeto a esos oficios-, en lugar de traductores, restauradores de arte y técnicos en turismo; y establecer una legislación que favorece, gracias al Espacio Schengen, la llegada sin control a nuestro país de toda la morralla de Europa, no están por la labor de que sea el modelo de turismo cultural.

 

AQUILINO SANTAMARTA

ECOS DEL PASADO

2 Jul

170702

Coincidiendo casi en el tiempo con los tres primeros años de su reinado tras la chapucera abdicación exprés de su padre, arropado por ex presidentes de gobierno, viejas glorias y demás prebostes del régimen del 78, Felipe VI (quien, a fuer de repetirlo mañana, tarde y noche, tantos tiralevitas parece quieren que pase a la posteridad con el sobrenombre de “el Preparado”) pronunció este pasado jueves en el Hemiciclo del Congreso de los Diputados y durante la sesión solemne de las Cortes Generales con motivo del 40º aniversario de las elecciones del 15 de junio de 1977 un discurso cuyo objetivo último ha vuelto a ser glorificar (por enésima vez) la sacrosanta Transición. Un discurso al que, como no podía ser de otra forma, los “coros y danzas” mediáticos y “cronistas oficiales” (caso de la ubicua Victoria Prego) del Reino les ha faltado tiempo para inflar de encendidos elogios.

Y es que algunos, inasequibles al desaliento, siguen sin darse cuenta de que los tiempos en los cuales se podía (pre)fabricar una “historia oficial” y ésta era admitida sin más por (casi) todo el mundo han pasado a mejor vida, máxime cuando buena parte de la población española (empezando por la que, de uno y otro lado, de buena fe y con generosidad, respeto e ilusión en su momento apostó claramente por la reconciliación y convivencia) se siente hoy (y no creo equivocarme al respecto) materialmente estafada y moralmente desencantada por tantas “cosas” que han sucedido aquí desde finales de los 70´ y que todos tenemos en mente.

Porque, si hoy los partidos han prostituido el sistema; si la gente tiene trabajo precario o una vida material lejos de ser aceptable; si la justicia ni está ni se la espera; si la unidad territorial se encuentra en entredicho; si las diferencias sociales y económicas se agudizan día a día; si la corrupción es un mal endémico al que nadie es capaz de poner freno…¿cabe tanta congratulación y autocomplacencia?

Ya echando la vista atrás, si se repasan los mass media del período en cuestión, uno se dará cuenta enseguida de que aquél machacón discurso con ínfulas historiográficas resultaba harto triunfalista e incluso, a ratos, fantasioso. Salvo claro está para los oportunistas de siempre, interesados en legitimar cuanto antes al nuevo régimen, el cual ha sido bien “administrado” por una partitocracia altamente corrupta al servicio exclusivo de una oligarquía entonces definitivamente liberada del corsé a la que le sometía el franquismo e impedía en puridad acaparar el inmenso poder que hoy ostenta  en este desquiciado país de primaveras, ladrones y sinvergüenzas que ni es centralista ni federal, sino autonómico y ahora resulta que “plurinacional”, o sea, todo lo contrario.

Porque los hagiográficos documentales de la señora Prego podrán vendernos muchas motos, pero lo cierto es que, en la distancia y con sentido crítico, la Transición – época en la que transitamos de los códigos del desarrollismo a las poco edificantes conductas del capitalismo avanzado, mutación cuasi antropológica que trajo también consigo el acomodo generalizado a la falsedad, la traición a los viejos ideales, el relativismo por bandera, el empacho consumista, el conformismo mal entendido y la arrogancia del lujo zafio encadenados al imperio de lo efímero, finiquitando así las bases para un futuro solidario como se ha visto luego –  se asemeja bastante a una especie de guateque con pase VIP al que en verdad estuvieron invitadas muy pocas personas.

Por supuesto no el conjunto del pueblo español, al que de forma deliberada y un tanto artera se dejó de lado en lo referente a las decisiones más importantes de aquél proceso quizás por temor a que aquí se produjesen cambios profundos y de verdad democráticos que lo beneficiasen realmente, en otro ejemplo histórico de que cualquier transición política (aquí y en todas partes, que conste: véase Portugal, Sudáfrica, la URSS, etc., etc.) tiene siempre mucho de impostura.

Si bien hay algo curioso en todo esto: cada vez tengo más la impresión de que, en el fondo, la mayoría del mismo nunca acabó de creérselo. Ocurre que, mientras había dinero, aunque fuese de forma artificial por mor de la tan traída y llevada “burbuja” inmobiliaria, la gente se dedicó a mirar para otro lado mientras disfrutaba de su nuevo y (a la postre) efímero estatus de nuevo rico, aun teniendo que taparse las narices ante el hedor desprendido por los omnipresentes casos de corrupción habidos a lo largo y ancho de nuestra bendita piel de toro.

Así, el rabioso eslogan erigido desde 2011 en desenmascarador de este gigantesco castillo de naipes – “Lo llaman democracia y no lo es” – y que todavía puede oírse en no pocos lugares de la geografía cada vez que se convocan manifestaciones, proviene del grito de guerra con el que el polémico grupo La Polla Records se arrancaba antes de entonar “Ellos dicen mierda, nosotros amén”, una canción de aquellos años. ¿Serán acaso los ecos del pasado actuando sobre el inconsciente colectivo patrio?

RICARDO HERRERAS