LA AGONÍA DEL CRISTIANISMO

9 Jun

190609 LS

“Europa” y “Cristiandad” estuvieron siempre tan unidos que hasta no hace demasiado tiempo la primera no podía entenderse sin la segunda. Sin embargo, a partir de los años 70´ del pasado siglo, momento en que el paradigma de la secularización cobró carta de ciudadanía, la hoy exhausta y relativista Europa (a excepción quizás de una Rusia que muy poco por no decir nada quiere saber de los diversos cánceres inoculados aquí por la postmodernidad y donde la rama ortodoxa muestra gran pujanza) le ha dado la espalda al cristianismo en general y al catolicismo en particular.

      En lo tocante a ello, parece claro que el Nuevo Orden Mundial fraguado desde entonces está vivamente interesado en reedificar – olvidando las aberraciones provocadas por aquellas corrientes totalitarias que en el pasado fueron hostiles a la idea de un Dios creador, llámense comunismo o nazismo – un viejo continente ajeno al credo cristiano.

      Básicamente porque el mismo (en esencia crítico con la desprotección de los débiles y defensor de la dignidad humana) supone (contra la creencia de muchos mindundis con vocación de asaltacapillas) un obstáculo para los globalistas en su propósito de reducirnos a la simple categoría de mercancías en este capitalismo orwelliano que transfiere sin cesar riquezas desde las clases medias y trabajadoras hacia las élites extractivas mientras ejerce un control asfixiante sobre unas pseudodemocracias donde se alternan gobiernos social progres y liberal conservadores (que tanto monta, monta tanto), ambos hacedores de políticas económicas lesivas para con los trabajadores y propiciadores de políticas sociales hostiles para con lo antropológico.

      Claro que, en este proceso aniquilador de uno de los pilares de nuestro pensamiento, costumbres e identidad, la responsabilidad de la propia Iglesia – y me refiero a la católica, institución antaño recia, valerosa y aristocrática, hoy mundana, apocada y cuasi cómplice del marxismo cultural dominante en lo ideológico y de la plutocracia en lo político – es enorme. 

      Una Iglesia que desde principios de los años 60´ (cuando quiso modernizarse, popularizarse, abrirse, coger el tren de los tiempos en definitiva para ser mejor vista y tolerada por unas sociedades que se racionalizaban e individualizaban a pasos agigantados, sin darse cuenta que las cosas más duraderas y me atrevería a decir que más atrayentes son aquellas que se aferran a lo Absoluto, a lo Eterno, a lo Inmutable, todo lo contrario de lo “democrático”, lo “progresista” o lo “igualitario”) ha asumido el discurso de su mortal enemigo masónico y en la que, a estas alturas del siglo XXI, gobierna un Papa oenegeísta adicto al postureo multikultureta y alérgico a la doctrina rodeado de una corte de saduceos solo preocupados por el poder y/o el dinero obviando que precisamente la grandeza de la civilización cristiana (y lo que la hace un adversario temible para la actual tiranía mundialista) reside en situar lo espiritual por encima de lo material.

     Es verdad que las religiones no desaparecen al igual que lo hacemos las personas, sino que estaríamos hablando de un proceso de siglos. Pero después del Concilio Vaticano II bien se podría afirmar que lo que se ha producido en el Occidente europeo católico – no así en África o Suramérica, todo hay que decirlo – ha sido una auténtica apostasía masiva.

      De producirse tal desaparición, no solo se iría con ella la misma Europa (al menos tal como la conocemos ahora). Ocurriría algo mucho peor: sin la aceptación de la existencia y tutela de Cristo, viviríamos ya en el nihilismo, en la animalidad de un mundo sin verdad moral alguna donde seríamos poco menos que ovejas atadas al pesebre consumista para finalmente ser sacrificadas en el altar del voraz e implacable Moloch neoliberal.

 

 

                                                                  RICARDO HERRERAS

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: