“ANTIFAS” DE JUJANA

2 Jun

190602 tu-eres-fascista-tu-tambien-y-tuuuu-todos-son-fascistas

Si Mussolini levantase la cabeza se sorprendería del éxito que ha tenido su invento, utilizado con profusión por las presuntas fuerzas progresistas no tanto para definir al movimiento político derrotado en 1945 – y actualmente reivindicado apenas por una minoría – como para descalificar/criminalizar a todos aquellos que no se mueven en su órbita, la mayoría de los cuales se parecen al fundado por el Duce como un huevo a una bicicleta.

      De hecho, el mismo se usa con tal banalidad e imprudencia que “facha” ya no es solo quien no asuma el discurso cultural hegemónico, sino quien no coincida con nuestras “moralmente superiores” ideas u opiniones (hagan la prueba y verán que es raro el debate-basura donde no salga a relucir el adjetivo de marras). Claro que…si el fascismo puede ser cualquier cosa, entonces el fascismo no es nada, pues si un concepto es empleado para etiquetar categorías dispares, entonces no podrá ser esclarecedor ni definidor de ninguna en concreto. De lo que se concluye que, estrictamente hablando, ser antifascista ahora equivale a no ser nada.

      Pero bien sea producto de la paranoia, del aburrimiento propio de una época que carece de épica o de la necesidad que tienen tantos progres de inventarse/resucitar enemigos a los que “combatir” (cero riesgos, por supuesto: dar lanzadas a moro muerto es uno de los deportes favoritos de la progresía) para dárselas de resistentes frente a imaginarios “regímenes falocráticos, patriarcales y heteronómicos” (sic), lo cierto es que hoy como antaño (históricamente, el antifascismo siempre ha sido el banderín de enganche de la Internacional Zurda y el instrumento favorito para perseguir a sus enemigos, reales o imaginarios) cientos de colectivos a sinistra continúan movilizándose bajo rancias consignas antifascistas en amplias latitudes del globo, lo cual no deja de resultar harto bufo ya que no es que precisamente las plazas estén repletas de tipos con correajes, porras, botas altas y camisas negras recién planchadas.

      Mejor haría esta tropa en dejar a un lado su obtuso fanatismo y su sectaria agresividad (aspectos que les emparentan no poco con su odiado fascismo) y pararse a pensar que en nuestros días vivimos bajo el férreo control de una oligarquía financiera desintegradora de la identidad nacional, secuestradora de la voluntad popular, expoliadora de los recursos de los pueblos, uniformizadora del pensamiento, alienadora de los espíritus así como hacedora del caos social que padecemos; una oligarquía financiera contra la que verdaderamente deberían dirigir sus airadas protestas y todos deberíamos unir fuerzas.

      Mas no lo harán porque si por algo se caracterizan estos “antifas” de postal es por su pereza mental a la hora de entender lo que en realidad sucede. Para empezar, que dicho control se lleva a cabo precisamente con la complicidad de unas izquierdas (¿no defiende el “progrerío” un mundo sin fronteras y el neoliberalismo combate cualquier forma de patriotismo en aras a promover el Gobierno Mundial?) más preocupadas por llevar a cabo experimentos de ingeniería social (ideologías de género mediante) que por defender a los trabajadores de los excesos del gran capital. Y sobre todo porque, oh paradoja, parte de las pretensiones de la utopía anarco comunista (la que se llevó por delante a millones de personas entre 1917-1991) pasadas por el postmoderno tamiz del mayo del 68 han sido alcanzadas en la presente globalización materialista y consumista, caso la exaltación libérrima del “yo” o la satisfacción inmediata e irresponsable de nuestros deseos personales. 

      En pocas palabras: que las élites mundialistas pueden sentirse orgullosas de sus antifascistas. Es verdad que son un poco traviesos, radicales, hippies, porreros y de cuando en cuando toman la vía pública al trasnochado grito de “¡NO PASARÁN!” como si los “grises” de Franco anduviesen aún por ahí, empero no dejan de ser sus mamporreros/jenízaros de la corrección política, sus tontos útiles.

RICARDO HERRERAS

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: