AUTONOSUYAS

31 Mar

    190331-lolo

Nidos infestados de parásitos, trincones e ineptos al albur del Taifa de turno, el origen de las CCAA (ésas que corroen nuestra economía, nos atracan con impuestos semi confiscatorios y deterioran nuestra convivencia enfrentándonos los unos con los otros) no fue, como afirman sus palmeros, una demanda del pueblo español (el desinterés de éste quedó patente en la escasa participación registrada en los referéndums de ratificación de los diferentes estatutos autonómicos) durante la Transición. Fue en realidad un chapucero constructo frívolamente impulsado y peor planificado por el equipo que rodeaba a Adolfo Suárez con el que (a la vez que se dejaba atrás la estética unitaria del Régimen anterior, se creaba un aparato burocrático donde colocar a los oportunistas/enchufados de la recién nacida partitocracia) contentar a los nacionalistas a base de ingentes privilegios que se intentaron disimular equiparando al resto de regiones con la cínica fórmula del “café para todos”.

      Cuarenta años después, el Estado Autonómico (a medio camino entre el Estado unitario y el federal) ha desvertebrado a la sociedad española: que en algunos territorios surjan generaciones enteras (de)formadas en un obsesivo odio a España por mor de una visión tergiversada, provinciana y hasta pueril de la Historia es el resultado previsible de dejar las competencias educativas en manos de tanto desaprensivo. Ha profundizado en las tendencias centrífugas de los nacionalismos periféricos creando de paso artificiales (por no decir esperpénticos) sentimientos nacionalistas en regiones donde éstos eran antes residuales. Lejos de acercar el poder al pueblo, ha promovido el clientelismo y la consolidación de un sinnúmero de extractivas y cuasi mafiosas oligarquías locales (enquistadas en buena medida por la falta de alternancia política, particularmente aguda en el País Vasco y Cataluña, aunque también en Andalucía, o en Castilla y León) dotadas de poderes descontrolados. Tampoco ha propiciado la convergencia entre la España “pobre” y la España “rica”, consagrando de facto territorios de primera y de segunda.

      Las CCAA han terminado por liquidar el necesario mercado único y la no menos necesaria igualdad ante la ley, aparte de romper la lógica unidad fiscal. Entre sus incontables despropósitos están las enormes diferencias en la calidad de unos servicios públicos que hace tiempo dejaron de ser homogéneos. Diferencias que abarcan ámbitos como las subvenciones, la contratación pública, el trato a las empresas, el precio de las matrículas universitarias, las carreteras, la regulación de las profesiones, los impuestos (véase el de Sucesiones y Donaciones), las licencias de caza…

     Todo ello a medio plazo inviable por el despilfarro (un 10% del PIB de coste anual) de dinero público, la multiplicación de funcionarios para hacer en no pocos casos las mismas funciones, las duplicidades en instituciones y regulaciones, las empresas públicas inútiles, los 17 gobiernos, 17 parlamentos locales, 17 consejos consultivos y un largo etcétera que conllevan. 

      El balance, pues, no puede ser peor, aunque los grandes medios de comunicación lo omitan. Seguramente por ello, hoy, el desinterés de la mayoría de españoles por este malhadado experimento siga como en 1978, lo cual contrasta vivamente con la vehemencia con que lo defienden quienes viven a su costa. De todos modos, tarde o temprano tendremos que elegir entre continuidad autonómica o viabilidad de las pensiones, entre balcanización o unidad del país, entre cuentas más saneadas o más corrupción. 

      El proceso de acabar con esta chapuza no será desde luego agradable para los mamoncetes que, amorrados a la teta estatal, prosperan gracias al esfuerzo ajeno. Pero el mismo empieza a no ser una opción para convertirse en una urgencia: o España acaba con las Autonomías o éstas acabarán con España.

                                                         RICARDO HERRERAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: