TONTOS DEL CULO

24 Mar

                                  190324 tdc           

El que dijo que el universo y la estupidez humana carecían de límites fue un gran sabio. Basta mirar en derredor: adolescentes con pantalones caídos hasta las rodillas, tatuajes hasta en los sobacos, barbas de varios años, gafas de sol igual de grandes que las de un soldador, etc. Si bien lo más preocupante aquí no es la estética, sino la agudísima desorientación que se esconde tras aquélla.

      Un claro ejemplo sería el bochornoso y lamentable espectáculo que estamos dando en torno al tema de la alimentación. Como ahora nos creemos muy listos porque leemos cosas por el internet, resulta que miramos con lupa todo lo que engullimos, pero ojo, y aquí está lo bueno, haciendo caso omiso al médico o al nutricionista, ambos defenestrados por los nuevos gurús del sustento (homeópatas y cualquier personajillo en general que se haya sacado un curso acelerado sobre herbolario) que, de seguir sus consejos al pie de la letra, solo podríamos llenar la andorga a base de tofu de avena o de quinoa (hoy dicen que alimentos muy saludables, quién sabe si mañana puro veneno).

      ¿Consecuencias de tanta tontuna? Pues disparates tales que casi el 50% de la población española se crea que es celiaca o intolerante a la lactosa (cuando seguramente el porcentaje real sea ínfimo) por no hablar de los comportamientos crecientemente radicales (si esto sigue así no tardaremos en ver linchamientos de cazadores o consumidores de leche) por parte de veganos y/o vegetarianos… ¿Qué está pasando? ¿Acaso nos gusta generar problemas donde no los hay o es que nos hemos vuelto irremediablemente gilipollas como vaticinaron al final de la primera parte “Regreso al futuro”?

      Y no, no estoy cuestionando que la gente deba informarse (pues es su derecho y hasta su obligación) sobre las presuntas contraindicaciones del aceite palma, algunos conservantes y colorantes, las grasas saturadas y carnes procesadas, el uso de determinados plaguicidas o herbicidas, etc. Estoy hablando de otra cosa, del sinsentido de muchas de nuestras actitudes del presente.

      Probablemente el buenismo que nos ahoga esté generando un idealismo tan distorsionado que, sumado a una interpretación con escaso fundamento práctico de la vida, el exceso de información (malinterpretada la mayoría de las veces) y, sobre todo, el desapego que sentimos por el verdadero origen de las cosas, nos estén conduciendo a una profunda ignorancia con respecto a la realidad.

      ¿Porque, acaso quiénes acusan a los ganaderos de maltrato tienen idea del ciclo productivo del ganado? ¿Quiénes rechazan los transgénicos saben realmente lo que son? ¿Quiénes pontifican sobre la forma de cultivar lechugas lo han hecho alguna vez? ¿Quiénes abogan por no usar insecticidas se han enfrentado en algún momento a una plaga agrícola? ¿Quiénes satanizan la caza son de verdad conscientes de lo que supondría para el ecosistema un exceso de herbívoros silvestres? Luego criticamos a los curas porque aconsejan acerca de la sexualidad cuando no la debieran practicar…

     Claro, pretendemos alimentos baratos y a la vez elaborados sin usar fertilizantes; decirle en definitiva a los productores lo que han de hacer, pero sin pagarles por ello. Y de remate, que nos tengan el campo bien bonito para disfrutarlo los fines de semana, pero que lo trabajen ellos, naturalmente.

     En definitiva, que no sabemos ni lo que queremos ni lo que tenemos. Bueno, sí, hay una cosa que tenemos a raudales y es vicio. Quizás – y más cuando, mientras en nuestras pusilánimes y decadentes sociedades estamos discutiendo si desde el punto de vista moral resulta correcto comerse o no un filete de ternera, media humanidad las pasa canutas para poder llevarse algo a la boca – no nos vendría nada mal pasar un poco de gazuza para empezar a valorar lo mucho que detentamos y, a menudo, desperdiciamos.

 

 

                                   RICARDO HERRERAS

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: