BUENISMO, CALDO GORDO PARA EL VICTIMISMO

14 Oct

humor-buenista

El pánfilo y vanidoso “buenismo”, término formado con el adjetivo “bueno” y el sufijo “-ismo” para darle un tono despectivo, en el fondo puro egocentrismo disfrazado de superioridad moral y una de las más nocivas epidemias de un tiempo como el presente líquido, relativista y sentimentaloide, bien podría definirse (en acertadas palabras del profesor Alfonso Lazo) como “un vivir amable, sin esfuerzo ni sacrificio, donde la solidaridad pasa a ser un comportamiento lúdico” y en cuyo seno reina la mediocridad y la excelencia está bajo sospecha, se esconden no pocos tics autoritarios (con mantras del tipo de “la mayoría siempre tiene razón”) e ideas perniciosas (por ejemplo, la de considerar al cristianismo casi un cáncer para la Humanidad, mientras se aboga por la comprensión con el Islam) y muchas, pero que muchas dosis de victimismo. 

        Y es que hoy día no se es nadie si no se protesta, con razón o sin ella, sino se es víctima de tal o cual injusticia, si uno no se considera ofendido por cualquier cosa, sino se pertenece a una minoría o colectivo presuntamente oprimidos. Hoy, quien más quien menos, todo el mundo se declara víctima de algo.

        Así, igualitaristas, feministas, indigenistas, animalistas, veganos, ecologistas, oenegeístas, acólitos de la LGTBI y demás paniaguados del progresismo infantilizado (ése que confunde de forma y manera constante los deseos con la realidad) forman un ruidoso coro que se presenta como históricamente agraviado y, en busca de una hipotética justicia en la que ni ellos mismos creen, claman a grito pelado contra la familia, la autoridad, el patriarcado, la tradición, la propiedad privada, etc, etc.

        Los retorcidos a la par que extravagantes argumentos esgrimidos por estas poderosas, mediáticas y en última estancia radicales minorías bien nos podrían hacer pensar que estamos ante una colección de tontos (otra más) ávidos de dar la nota. Pero de inmediato la sonrisa se nos hiela en la boca cuando observamos su modus operandi, su actuación como nuevos Torquemadas de la corrección política en casi todos los ámbitos de la sociedad actual, empezando por esos mass media azotados por un cada vez mayor clima de histeria moral buenista. Ahí están sino también los miembros de la RAE y el tembleque que les entra cuando han de enderezar alguna de las muchas tropelías lingüísticas perpetradas por el hembrismo más beligerante. Sin duda, ahora nadie que ostente un cargo público se atreverá a decir una sola palabra en contra de la ideología de género o del multiculturalismo. Al contrario, se cuidará muy mucho de ello, puesto que, previa lapidación del populacho, sería despedido de su cargo ipso facto.

       Desde luego, de acuerdo a lo excesivo de sus postulados, las soluciones draconianas que pretenden aplicar, las hirientes falsedades que pregonan, la descarada manipulación mediática de que hacen gala, el ánimo de venganza que fulge en la base de sus enfermizos razonamientos, la tala de libertades que indisimuladamente pretenden llevar a cabo, la intolerancia de que hacen gala con la diversidad que más importa (esto es, la diversidad de opiniones)…no parece que su propósito final sea el de la reparación, la justicia, la concordia o la equidad, sino el del crudo resentimiento, la fría venganza y el odio calculado contra todos los valores, culturas y usos que han existido.

          En realidad, nada nuevo bajo el sol. Si echamos un vistazo a la Historia ésta nos enseña enseguida como las minorías presuntamente oprimidas, si se les deja y tienen ocasión, pasan a ser opresoras en un abrir y cerrar de ojos. Ninguna injusticia se resuelve con otra injusticia. No lo olvidemos. Mucho cuidado pues con los que últimamente agitan tantas banderas de liberación, porque su utópico proyecto se antoja bastante parecido a un cruce de distopías ya imaginadas por Orwell en 1984 y Aldous Huxley en Un mundo feliz.

 

 

RICARDO HERRERAS

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: