ECOTALIBANES Y/O ECOLOJETAS

20 May

180520 LS

El surgimiento del ecologismo fue qué duda cabe un acontecimiento altamente bienvenido. Con gran sentido común, quiso llamar la atención sobre aspectos como la contaminación del planeta, la finitud de los recursos naturales o la necesidad de legar a las generaciones venideras aquellos espacios naturales que merecían ser preservados.

            Por desgracia, éste movimiento (al igual que otros muchos) ha ido degenerando de un sano conservacionismo antropocéntrico que pretendía salvar al planeta en primer lugar para el hombre (algo por otra parte entendible) a una ideología totalitaria, fanática, sectaria y no pocas veces violenta abanderada por memos asfálticos y compuesta por un batiburrillo de creencias opuestas a la verdad, a la lógica y a la ciencia que quiere salvar al planeta nada menos que del hombre y que, tras su fachada flower power, esconde un marcado componente de nihilismo destructivo al considerar al ser humano un “cáncer asesino” que sobra en la tierra pues según ellos oprime a la misma a la vez que sojuzga, esclaviza y tortura de manera inmisericorde a las “inocentes” bestias que la habitan.

            Es la llamada deep ecology, que aboga por un retorno a esos tiempos paganos (no por casualidad una de las primeras legislaciones ecológicas del mundo fue la promulgada por los nazis en los años 30´ del pasado siglo, donde a la postre se consideraba a los animales como sujetos de derechos frente a la tradición grecorromana, cristiana e incluso ilustrada que sientan las bases de nuestra civilización occidental en la que el ser humano tiene deberes para con los animales, lo cual es muy diferente) en los que presuntamente se vivía en idílica armonía con los seres del bosque. 

        Que se abogue por defender y conservar el medio ambiente no es censurable. Nadie en su sano juicio se opone a que los ríos estén libres de basura, el aire que respiramos contenga los menos contaminantes posibles o el agua que bebamos sea potable. Igual que nadie con dos dedos de frente celebra la extinción de las ballenas, los osos polares o la desaparición de las selvas tropicales. Aunque solo sea por nosotros mismos y nuestro particular interés.

        El problema está en el modus operandi de cierto ecologismo (afortunadamente, no todo) del miedo que vive de magnificar amenazas que nos colocan en un estado de tensión permanente impidiendo trabajar a la razón y a la prudencia mientras la tiranía de lo políticamente correcto se encarga de silenciar, bajo la amenaza de condenas al ostracismo o de linchamientos mediáticos, a quien ose defender una realidad basada en datos científicos.

        El ecologismo responsable, razonable, no puede descansar en la radicalización a la que le están conduciendo cuatro iluminados – ya María Zambrano escribió que “todo extremismo destruye lo que afirma” – sino, por el contario, en una acción constante contra esas prácticas económicas depredadoras que en verdad hacen peligrar al hombre y a la naturaleza de la que dependemos para todo. A la pregunta de “¿naturaleza o personas?” la respuesta es que la defensa de ambas va de la mano, porque en absoluto debe permitirse destruir la una para garantizar el bienestar de las otras y viceversa.

       Tampoco puede asentarse en la demagogia y la incoherencia. Actitudes como manifestarse para desviar el trazado de una autopista a fin de evitar la destrucción de un nido o la madriguera de una loba solo acaban provocando hartazgo y rechazo por desmedidas. Máxime si, como se ha demostrado, quienes las emprenden se les ve a diario recorrer menos de un kilómetro con su coche para ir a tomarse una cerveza con los amiguetes en lugar de hacerlo a pie.  

             Por lo demás, el que crea que para comer jamón no hace falta matar cochinos o que para cultivar el campo no hay que abonarlo, es que directamente es tonto. Claro que la tontería no conoce límites y, encima, como reza un proverbio italiano, “la madre de los tontos siempre está preñada”. Y en países como España, de trillizos.

RICARDO HERRERAS

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: