Archivo | noviembre, 2016

La reforma de la Ley del derecho al honor, UN PELIGRO PARA LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

12 Nov

La Plataforma en Defensa de la Libertad de Información (PDLI) ha manifestado su preocupación por la reforma de la Ley Orgánica de protección del derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen que ha planteado el Grupo Parlamentario Popular a través de una proposición no de ley, por considerarla “innecesaria y una amenaza a la libertad de expresión”.

Al contrario de lo que se plantea en su exposición de motivos, la PDLI considera que la actual redacción de la Ley es suficientemente amplia como para contemplar las posibles vulneraciones de este derecho que se produzcan a través de cualquier canal, incluidas las redes sociales, tal como los jueces la han venido aplicando hasta el momento.

“Nos preocupa esta reforma porque Internet no requiere leyes especiales: deben existir en la Red los mismos derechos y obligaciones que fuera de ella, y la normativa actual sobre derecho al honor ya da cobertura a estos supuestos. La experiencia nos indica que, cuando se regula Internet de manera específica, el resultado es un recorte de libertades y derechos que luego es muy difícil de revertir”, advierte la presidenta de la PDLI, Virginia Pérez Alonso.

“La Ley 1/1982, aunque claramente anterior a Internet, contiene ya una serie de principios generales que son aplicables tanto al mundo online como offline. Esta generalidad no es algo negativo, como ahora parece quererse argumentar por la proposición, sino que permite precisamente al intérprete disponer de un marco general legislativo, susceptible de ser aplicado a diversos medios y sistemas de distribución”, explica el jurista Joan Barata, experto internacional en materia de libertad de expresión.

A juicio de la Plataforma en Defensa de la Libertad de Información (PDLI) esta reforma es un peligro potencial para la libertad de expresión, pues, tal como se anticipa en el texto de la proposición no de ley, se trataría de imponer restricciones adicionales a las opiniones y contenidos que se comparten en Internet.

En esa misma línea, apunta Joan Barata: “Si el legislador intenta ahora normar de forma más casuística y específica con relación a una tecnología concreta la consecuencia casi inevitable será la introducción de restricciones y limitaciones en un entorno que debe caracterizarse por una protección máxima del principio de libertad y libre y plural difusión de ideas”.

Censurar los memes

El director legal de la PDLI, Carlos Sánchez Almeida, anticipa alguna de las consecuencias de esta eventual reforma con un ejemplo:

“Si se pretende perseguir cualquier publicación de imágenes sin consentimiento, una actividad tan extendida para la crítica política o social, como son los memes, se convertiría en una actividad de riesgo, teniendo en cuenta lo que ya establece la Ley Mordaza”, alerta Sánchez Almeida.

La PDLI recuerda que, de forma sistemática, la supuesta defensa del derecho al honor se viene usando como arma legal para impedir la difusión de informaciones veraces y de interés general (con frecuencia, casos de corrupción) o de opiniones cuya expresión es perfectamente lícita de acuerdo a los parámetros internacionales sobre libertad de expresión.

La PDLI teme que, de seguir adelante esta proposición, España se aleje aún más de esos estándares.

Al tratarse de una Ley Orgánica, su modificación, en caso de abordarse, exigiría para ser aprobada la mayoría absoluta del Congreso en una votación final sobre el conjunto del proyecto.

Documento:

Proposición no de ley del GPP para reformar la Ley Orgánica de protección del derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen.

Imagen: Sebastiaan ter Burg (CC-BY)

Anuncios

PUEBLOS DEL MUNDO, EXTINGUÍOS

5 Nov

planeta-tierra


Los resultados del informe elaborado por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) y presentado la semana pasada en Lima sobre el declive de la biodiversidad que hablan sin tapujos de una “sexta extinción” son como para poner los pelos de punta incluso al más desaprensivo. Es verdad que no estaríamos ante un proceso nuevo – hubo ya cinco extinciones anteriores; la última, hace 65 millones de años, acabó con los dinosaurios – pero, en esta ocasión se habría disparado a una velocidad de vértigo desde el siglo pasado, siendo además los humanos los principales responsables del mismo como provocadores directos de los nocivos efectos del actual cambio climático.

 

¿Estamos en una fase terminal e irreversible? ¿Habremos creado un modelo socioeconómico monstruoso de cuyo camino hacia el abismo sea ya imposible escapar? Cuando menos somos una especie curiosa: mientras el resto están obligadas a adaptarse al medio para poder sobrevivir, nosotros hemos recorrido el camino inverso, esto es, hemos adaptado el medio a nuestras cada vez mayores necesidades, deseos y caprichos. Tanto que, según la ONG Global Footprint Network, satisfacerlos a tan endiablado ritmo ha hecho que nos encontremos a un paso ya de consumir todos los recursos que el llamado “planeta azul” puede renovar en un año.

 

Desde luego, resulta evidente que en el lapso temporal (un breve parpadeo en comparación con la historia total de la tierra) que va desde nuestra aparición en el Paleolítico hasta el momento presente nos hemos equivocado demasiado con una naturaleza a la que hemos considerado siempre como un yacimiento inagotable del que podemos extraer cuanto nos dé la gana. La propia naturaleza ha podido también “equivocarse”, si es que se puede entender así. La diferencia es que ésta tiene todo el tiempo del mundo para enmendar sus “errores”, mientras que nosotros carecemos del necesario para subsanar las nefastas consecuencias de los constantes atentados (contaminación de ríos y mares, destrucción de ecosistemas, etc.) cometidos para con el medio ambiente.

 

Sí, estamos dejando el planeta hecho una auténtica mierda. Pero, en cierto sentido y según mi modesto entender, los que afirman que el mismo está en peligro se equivocan. Sin ser un experto en la materia, pienso que algunas teorías ecologistas no atinan demasiado presentando a la tierra tal que una frágil damisela necesitada de protección. Lo segundo es cierto, pero en cuanto a lo primero si miramos los millones de años de evolución y los millones de especies que por aquí han pasado y ya no están, Gaya o Gea se parece en ocasiones más a una mujer fatal que ha ido devolviendo uno por uno (terremotos, tsunamis) los “golpes” que se le han ido dando. Vamos, que en realidad somos nosotros, los soberbios y egoístas sapiens, los que peligramos..

 

En otras palabras, que si continuamos por este camino, no me cabe duda que la madre tierra encontrará la forma de librarse de nuestra molesta presencia. Entonces, todo seguirá su curso y nada ni nadie nos echará de menos. Al contrario, la concatenación de acontecimientos y/o factores que supusieron nuestra aparición difícilmente se volverán a repetir. En el devenir del universo y del propio planeta seremos una efímera anécdota, quizás un mal sueño de nosotros mismos. Quedarán eso sí algunos (pocos) vestigios de vanidad de nuestro rastro aquí, pero poco más.

 

Lo peor de todo es que, aún sabiéndolo o al menos intuyéndolo, no somos capaces de reaccionar.  Es como si el iceberg estuviese ahí delante, plantado a la vista de todos, pero nadie tuviera los redaños suficientes para virar el timón del barco y evitar el hundimiento final. ¿Nuestra irrefrenable fascinación por el abismo? Más bien nuestro connatural egoísmo e irremediable estupidez.

 

RICARDO HERRERAS

SOMACYL, empresa privada con piel de pública

4 Nov

de  http://WWW.PLADEPU.ORG/2016/11/somacyl-empresa-privada-con-piel-de.html?

viernes, 4 de noviembre de 2016

Irregularidades en proceso selectivo

Son numerosas las denuncias que desde la Plataforma en Defensa de lo Público (PLADEPU) llevamos haciendo de la empresa pública SOMACYL. Empresa garrapata de la administración “B” paralela de la que destapamos su vinculación con una trama empresarial, por donde se malgasta dinero en ensayos fuera de los laboratorios de la Junta de Castilla y León, famosa por ser la promotora de la pasarela de Benavente, y que en resumen, se puede considerar como la antítesis de lo que deber ser una Administración Pública.

Damos noticia ahora del proceso selectivo que el SOMACYL inició en julio de 2016 para contratar dos técnicos (Gestión Piscícola y Piscicultura), publicitado en su página web.

El procedimiento de selección de candidatos ha sido irregular y muy poco transparente, incumpliendo la propia normativa interna de contratación de la entidad y otras normativas supra-autonómicas sobre contratación en el sector público. En concreto, se han producido al menos las siguientes irregularidades:

  • Incumplimiento de plazos. La recepción oficial de solicitudes para cubrir estos dos contratos finalizó el 29 de julio, tras ampliarse el primer plazo estipulado por defectos de procedimiento. Según la propia normativa interna, en estos procesos selectivos, se escogerían entre los solicitantes cinco candidatos/as para realizar una entrevista personal en el plazo de diez días, sin embargo, el personal del SOMACYL encargado de hacer esas entrevistas no se pone en contacto con los/as candidatos/as preseleccionados hasta pasado más de un mes. ¿Será que el mes de agosto no existe?
  • No se han respetado los procedimientos que han de seguir las contrataciones en el sector público. SOMACYL es una Entidad de CARÁCTER PÚBLICO; tal y como lo expresa la Ley 12/2006, en la que se crea esta Sociedad, y el acuerdo 162-2006, en el que se detallan sus estatutos. Por lo tanto, en los procesos de selección de personal deben respetarse los principios reflejados en la Ley de Contratos del Sector Público: publicidad, concurrencia, transparencia, confidencialidad, igualdad y no discriminación.
  • Arbitrariedad total en la selección del personal. No se ha seguido el procedimiento de contratación que el propio SOMACYL tiene. De acuerdo a la normativa que publica SOMACYL en el punto 7 de su Ley de Transparencia, deberían haberse hecho públicos los criterios, baremos, méritos, etc. que regirán en el proceso selectivo, cosa que no se hizo. El procedimiento queda así viciado de arbitrariedad, pudiéndose dar el caso de seleccionar un/a candidato/a por criterios de afinidad política, de parentesco, de estética, etc. También debió existir una mesa de contratación ad-hoc, públicamente prefijada, que no fue constituida.
  • Indefensión administrativa. No se hace pública la decisión de la selección de los/as dos candidatos/as ni por comunicación oficial, con acuse de recibo, ni por publicidad en los medios oficiales públicos del SOMACYL. Debiera haber sido debidamente comunicada la desestimación de los candidatos/as preseleccionados/as y no elegidos/as, junto con la decisión de los candidatos/as elegidos, y el procedimiento de posibles alegaciones a la decisión, plazos, instancias a las que dirigir el recurso, etc. Por lo tanto se ha privado a los/as candidatos/as no seleccionados de su derecho a presentar alegaciones al órgano competente correspondiente, o del derecho a solicitar una baremación externa por parte de otro comité de evaluación. Este hecho sería ya suficiente como para impugnar e invalidar este procedimiento selectivo. Abundando en este argumento, está el hecho de que se formalizaron los contratos sin existir ningún tipo de comunicación oficial.

En resumen, con independencia de la valía o competencia de los/as candidatos/as elegidos, el proceso seguido ha sido como si estas contrataciones se hubiesen realizado en la empresa o sector privado.