LA PATRAÑA DE LOS EMPRENDEDORES

21 Oct

emprendedores

 

 

Durante algo más de una década no solo hemos vivido en una infladísima e irreal burbuja económica, sino también mental. En este sentido, la crisis iniciada en 2008 ha supuesto para todos no solo un brutal baño de realidad, sino también (en lo que se refiere a conocer su  verdadera naturaleza) un curso acelerado e intensivo sobre los mecanismos que mueven eso que denominamos como capitalismo.

Claro que los seres humanos raras veces aprendemos de nuestros errores (dicen que somos “el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra”) y en estos mismos instantes ya estamos siendo embaucados por un nuevo espejismo: el de que tú mismo vas a montarte una empresa de la que no te podrán despedir jamás pues en ella serás tu propio presidente, director general de marketing, administrador y empleado.

Sonar lo que se dice sonar, suena bien y hasta sencillo. Es cierto que el trabajo es escaso – en realidad, sí lo hay, ocurre que ahora se está repartiendo entre menos gente, la cual se ve obligada en aras de la dichosa productividad a hacer un porrón de horas extras cobrando lo mismo o menos que antes – y que existen historias maravillosas de personas que en estos tiempos se han convertido en empresarios brillantes, meritorios espejos en los que uno podría mirarse sin duda. Hasta ahí todo bien.

Lo malo es que existen otras muchas historias de quienes con ímprobos esfuerzos lo han intentado igualmente y sin embargo han fracasado de forma estrepitosa, terminando sus días más arruinados que cuando empezaron su aventura emprendedora e incluso, si no han tomado las debidas precauciones, con su trabajo apropiado (emporios como por ejemplo Google o Amazon son especialistas en vampirizarlo) por terceros, algo que suele pasarse por alto cuando no directamente se esconde en el “relato oficial” orquestado desde los siempre arteros medios de comunicación de masas.

Si examinamos con detenimiento la situación,  el contexto económico no resulta muy propicio que digamos. Con el crédito racaneado por los bancos, las prometidas ayudas de la Administración convertidas muchas veces en papel mojado, la burocracia interminable, los impuestos asfixiantes para con los autónomos y el pequeño comercio – mientras los ricos los evaden sin problema – más el consiguiente estrangulamiento del consumo a causa de los sueldos paupérrimos que últimamente estamos percibiendo…lo de montar un negocio hoy supone ser casi un auténtico kamikaze. 

De modo que no nos dejemos engañar por determinados cantos de sirena, ni malgastemos nuestro tiempo, esfuerzo y dinero de manera inconsciente. Mejor actuemos con cabeza. Tal como está el patio, lo de ser emprendedor (por muy bien que nos vendan algunos casos de notorios triunfadores, una excepción dentro de la regla) es un embeleco con el que quienes nos gobiernan (a los que importamos literalmente un pimiento, admitámoslo) pretenden ocultar su injustificable ineptitud a la hora de garantizar nuestro futuro mediante la creación de empleo digno, otra maniobra subrepticia con la que camuflar las cifras del paro o reducir gasto social en, por ejemplo, subsidios por desempleo.

Eso sin olvidar que – yendo al fondo de la cuestión – convertirse en emprendedor no supone otra cosa en la práctica que cambiar la explotación de trabajar por cuenta ajena por la auto-explotación de hacerlo por cuenta propia. O sea, salir de los cardos para caer en las gatiñas, como bien dicen en mi tierra.

Ahí lo dejo. Que cada cual saque sus propias conclusiones y obre en consecuencia. Pero el que avisa…

 

 

 

                                                                     RICARDO HERRERAS

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: