RENTABILIDAD VERSUS CONOCIMIENTO

19 Sep

    money

Acostumbro a ser muy duro en mis juicios de valor acerca del mundo universitario. Pero, para ser justos, el alarmante declive del binomio reflexión + conocimiento (cuya ausencia produciría el empobrecimiento del alma lo mismo que la escasez de alimentos provoca la enfermedad del cuerpo) que está acaeciendo en los últimos lustros en el ámbito académico patrio no solo es achacable a la mediocridad de muchos de sus docentes o al escaso espíritu crítico de los recién titulados, sino sobre todo al omnímodo papel que desempeña el valor dominante de este modelo socioeconómico pragmatoide: la rentabilidad. Una rentabilidad que bendice a quienes devienen en autómatas demandados/fagocitados por el mal llamado mercado laboral y a la vez sanciona a quienes pudiesen albergar la tentación de reflexionar acerca del sentido último de su trabajo.

En base a dicho criterio, el conocimiento se mide ya en términos cuantitativos y no cualitativos. Es decir, que todo aquello que no sea considerado funcional resulta desechado de inmediato, pues de lo que se trata ahora es de “acumular habilidades” para hacernos ricos tan rápido como los Mark Zuckerberg de turno. No es casualidad, por tanto, que a las humanidades – lo de la marginación de la asignatura de filosofía en nuestras aulas con la última reforma educativa del PP frente al relanzamiento de la religión clama, y nunca mejor dicho, al cielo – se las esté relegando para evitar que sean lo que siempre han sido, esto es, el marco de referencia esencial para comprender la sociedad que nos ha tocado vivir y enmendar así errores pasados. 

El resultado de todo ello es que una economía y una ciencia cada vez más unidimensionales, especializadas y dependientes de los intereses financieros, ajenas al factor de equilibrio que proporciona la visión crítica, amplia, profunda e integradora de los conocimientos históricos, literarios, artísticos o filosóficos, están produciendo auténticos monstruos en forma de sistemas indisimuladamente explotadores, coercitivos, hipercontroladores y corruptos a todos los niveles imaginables.

Una lástima, porque aquel país cuyo modelo educativo de la espalda a las humanidades es un país vulgar, sin progreso real alguno (ya lo vimos en los tiempos de la “burbuja” inmobiliaria, con una España plagada de nuevos ricos ejerciendo de auténticos menesterosos culturales) e inevitablemente condenado a situarse a la cola de las naciones desarrolladas. Y también porque una de las peores cosas que nos puede ocurrir a los seres humanos en nuestra efímera existencia es precisamente eso, irnos de este mundo sin haber entendido nada de lo que nos ha pasado a nosotros mismos y a quienes nos rodean. 

Digámoslo alto y claro las veces que sea necesario: el conocimiento significa cultura, que es la riqueza más grande que jamás tendremos, porque nos obliga a pensar sobre todo, sobre el bien, la justicia, lo que somos y de dónde venimos, y justamente ahí reside nuestra verdadera libertad. Es lo único que nos permite ser dueños de nuestras propias vidas e ideas, ser creativos, comprender en profundidad a los demás, obrar con independencia, criterio y responsabilidad e intentar transformar (al fin y al cabo la realidad, por dura que sea, puede cambiarse; siempre que sea conocida, claro) para mejor este maltrecho planeta, amén de una actitud personal coherente, lúcida y compleja ante los problemas que inevitablemente nos van surgiendo día a día.

Y todo finalmente porque del conocimiento emana el pensamiento crítico, el mismo que sustenta los pilares del Estado de Derecho, la democracia (no olvidemos que tenemos derecho a votar porque se nos considera seres críticos y autónomos) y nos consagra como ciudadanos, no como súbditos. Casi nada.

 

 

                                                                     RICARDO HERRERAS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: