LA OMERTÁ, La ley del silencio o código de “honor” siciliano

5 Feb

 

 

Se define Omertá por Wikipedia como La ley del silencio  o código de “honor” siciliano que prohíbe informar sobre los delitos considerados asuntos que incumben a las personas implicadas. Esta práctica es muy difundida en casos de delitos graves o en los casos de mafia donde un testimonio o una de las personas incriminadas prefieren permanecer en silencio por miedo de represalias o por proteger a otros culpables.

 
Perla de la Entrevista a Fermín Guerrero por La Nueva Crónica el día 5 de Febrero de 2016.

–Las grandes preguntas siguen sin tener respuesta…
–No se sabe dónde estaba el bolso, no ha quedado acreditado, y es muy importante, cuál es la razón que pudo motivar a Raquel a participar, como dicen las acusaciones; creo que queda claro también que todos los funcionarios de la Diputación estaban bajo un miedo atroz a decir la verdad… A partir de ahí, cuando la gente miente, se miente por algo. Estoy convencido, desde un prisma de espectador, de que las engañaron. Eso en base a la prueba que se practica, no a nada más; yo partía de una posición neutra y van pasando las jornadas y todo parece un montaje. Es todo tan surrealista y tan burdo que al final solo puedes pensar que las engañaron.

¿Y porqué ese miedo? Funcionarios inamovibles. funcionarios o políticos retirados… ¿que les impide narrar la verdad del ambiente caciquil que conocieron? Teniendo las necesidades vitales más que cubiertas ¿no es la satisfacción personal de ser honestos el mayor gozo humano que ni el dinero ni el poder puede producir?.
 
No hacemos juicios paralelos al gran asunto central del juicio del siglo en León; comentamos comportamientos relativos al aspecto colateral del clima de terror funcionarial de Palacio, y esos comportamientos, dan lástima, porque mucha gente sigue padeciendo las consecuencias de aquéllas cacicadas, y dan lástima porque quienes fueron cómplices activos o silenciosos de aquel clima, optan por no limpiar su alma; huyen hacia adelante. Nunca serán recordados ni por su ejemplaridad profesional ni por su ejemplo personal.
 
También la Omertá se extenderá sobre ellos; su insignificancia silenciará su obra.

 

http://WWW.GENTEDIGITAL.ES/leon/noticia/1837684/la-pina-de-la-aristocracia-funcionarial/

JUICIO POR EL CRIMEN DE ISABEL CARRASCO / MÁS DECLARACIONES DE TESTIGOS

La piña de la aristocracia funcionarial

Existe, sin duda, una aristocracia del funcionario con sede en la Diputación Provincial. Una élite corporativa que funciona como un reloj. En los momentos duros tocan a arrebato y se agrupan como una piña. Se vio ayer en la Audiencia Provincial, en la sala donde se juzga a las acusadas por el crimen de la presidenta de la Diputación, Isabel Carrasco, y se ha repetido en la breve sesión de la mañana de hoy.

Martínez Carrión
03/2/2016 – 13:58

El abogado defensor de las acusadas Monserrat y Triana trata de demostrar que en la oposición a la plaza de ingeniero de telecomunicaciones, que se sustanció en 2011 en la Diputación, hubo muchas irregularidades y todas ellas encaminadas a que Triana no aprobase, a pesar de que la plaza, sostiene el defensor y la propia acusada, se habían creado para ella y que incluso Triana había desarrollado el temario del examen y hasta habría hecho una propuesta para seleccionar a los miembros del tribunal opositor. Pasados los años y visto donde se sienta ahora Triana, todos los altos funcionarios de la Diputación se han conjurado en cerrar filas. Ahora todos, incluidos la secretaria general, el jefe de Recursos Humanos, la jefa de Nóminas, el interventor y alguno más, todos, sin excepción, aseguran, sin sonrojarse, que la oposición a la que optaba Triana se convocó en tiempo y forma y se desarrolló con absoluta transparencia y legalidad.
A preguntas de porqué existen correos electrónicos de Triana a altos funcionarios de Recursos Humanos de la Diputación con el temario de la oposición, ahora nadie sabe nada y, en caso de duda, se pasan el balón de la contradicción unos a otros, sin que nadie asuma ninguna responsabilidad. Lo mismo sucede con el va y viene de León a Valladolid y viceversa del examen del ganador de la oposición, que siempre debió estar en sobre lacrado y en poder del tribunal, pero que ahora todo el mundo considera normal esas prácticas viajeras, aunque algún alto cargo intocable haya dicho que él no lo hubiera hecho así. Pero, eso, sí, que de irregularidades nada. Como mucho, un procedimiento dudoso.
En este ambiente, llegó un momento en que la tensión se podía cortar ayer con un cuchillo cuando el defensor preguntó al jefe de Recursos Humanos de la Diputación si meses antes de la oposición a la que se presentaba Triana hubo una tremenda polémica por otra oposición a auxiliares, en la que unos cuarenta personas, muchas de ellas hijos de altos funcionarios y familiares de diputados provinciales, aprobaron todos con la nota máxima, es decir con 10. Entre esos aprobados estaba el hijo de quien en ese momento prestaba testimonio jurado, es decir el director de Recursos Humanos.
El juez y presidente del Tribunal se limitó a sonreír en vez de cortar de raíz este enfrentamiento y careo entre el defensor y el testigo. Cómo se nota, que el presidente del Tribunal ya no se juega nada al haber perdido las elecciones internas a presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León. Ahora está más distraído y relajado.
Con esta estrategia, el defensor trata de poner en evidencia las contradicciones internas en la Diputación a la hora de convocar oposiciones, de elegir los tribunales, de redactar los temarios y de corregir los exámenes, con el fin de demostrar el acoso y la persecución que sufrió Triana y que se exhibe como un atenuante en el asesinato de Carrasco. Y aquí acertó el defensor. Triana fue objeto de una oposición repleta de sospechas encaminadas a que no aprobase, todo lo contrario que en oposiciones anteriores, entre ellas las de los cuarenta sobresalientes -hijos y familiares de altos funcionarios y diputados-, donde todo fueron facilidades para que salieran por la puerta grande. Todos con un diez. Nota máxima. Sobresaliente para hijos y familiares. Seguro que fue una mera casualidad. Como lo de Triana.
Lo cual no quita para reafirmar lo que se ayer escribía este cronista. Triana no estudió su oposición y suspendió con un 2,2 de nota. No mereció aprobar por pura soberbia y autosuficiencia. Pero ahí quedan las dudas sobre un trato desigual ante situaciones parecidas. Dudas sobre una actuación que salpica de lleno a la élite funcionarial.
El corporativismo de esta élite se hace aún más patente con la tramitación del expediente de lesividad de la Diputación contra Triana, el único en su género en toda la historia de la Diputación. Otra casualidad. Triana cobró durante años su nómina completa al no habérsele practicado la reducción obligatoria del 30% por compatibilizar su trabajo de funcionaria interina con la actividad privada. El acuerdo de compatibilidad fue aprobado por la Junta de Gobierno de la Diputación, pero no se tramitó el acuerdo a Recursos Humanos. Un olvido. En este sentido, nadie ha preguntado qué alto funcionario actuó en esa reunión como secretario/a de y porqué ese alto funcionario/a olvidó tramitar el acuerdo sobre Triana. Amnesia total. Sólo se acordaron del error cuando Triana ya no trabajaba en la Diputación. Alguien resucitó el asunto y tramitó, además, de forma chapucera un recurso ante los juzgados, que perdió la Diputación ante varias instancias y tras varios recursos. De esta actuación tampoco ningún alto funcionario asume su responsabilidad.
Al final, el recurso contra Triana terminó costando a la Diputación mucho más dinero del que se le reclamaba. Como bien dijo el abogado defensor, al final costó más el collar que el perro. Ante esta evidencia de fracaso por hacer las cosas mal, mutismo total de la élite funcionarial. Ellos no cometen errores. Todos hacen bien su trabajo y, en caso contrario, aplican el artículo primero de su particular código ético: No saben, no recuerdan.
En este mismo sentido, ayer también sorprendió la amnesia y el reiterado no sé o no me acuerdo del famoso y recordado diputado Pano, auténtico “primer ministro” de la Diputación durante varias legislaturas y que, ahora ya jubilado, no recuerda o no sabe hasta dónde alcanzaba su poder en la Diputación. Es lo que tiene la jubilación. No sabe ni recuerda nada especial sobre la oposición de Triana, aun cuando él reconoce que fue su padrino cuando Triana se afilió al PP en el despacho de la Presidencia de la Diputación y que fue él quien recomendó a Triana para el puesto de ingeniero de telecomunicaciones.
Tampoco se acuerda de su muy aireada por la prensa beligerancia con la entonces presidenta, Isabel Carrasco. Como en León todo el mundo se conoce y muchos tienen memoria, al final de su declaración tuvo que reconocer por lo bajini que su relación con Carrasco “no era para darnos besos, pero tampoco tortas”. Menos mal.
En su testimonio, el también diputado provincial Raúl Valcarcel, sí reconoció, aunque vagamente, que recibió órdenes de Isabel Carrasco para que la oposición a la que optaba Triana se hiciese con absoluta transparencia y legalidad. ¿Es que había otra manera de hacerla? Claro, es que meses antes se había celebrado la famosa oposición de los cuarenta -hijos y familiares- y el escándalo fue mayúsculo. Ya se sabe, todos aprobaron la misma nota: un 10.
Por todo ello, está claro que intentar obtener la verdad y nada más que la verdad sobre la actuación histórica de la élite funcionarial de la Diputación de León es sólo equiparable a la lucha de don Quijote contra los molinos de viento. Una quimera.

 

de http://www.LANUEVACRONICA.COM/nadie-sabe-n  

NADIE SABE  NADA

Decía Bolaño que hay momentos para recitar poesía y momentos para boxear. Por lo que se ve, los testigos de la Diputación en el juicio por el crimen de Carrasco andan con los versos. Nadie sabe nada, nadie oyó nada de lo que se cocía en Palacio, nadie recuerda nada de lo que se han hartado de cotorrear por todo León.

En la Audiencia no se juzgan las maneras despóticas de Carrasco, ni su estilo, ni su manera de hacer política, ni otras cosas. Cierto. Pero ya que testifican de ello, resulta extraño que todos padezcan ese olvido selectivo con el que evitan que se les pregunte si fueron cómplices de algo.

Curiosamente, los periodistas leoneses también somos desmemoriados, así que tienen que venir los de El País para escribir un poco más  (poco) de lo que pasaba en Diputación, en León, y por qué y quién lo consentía. Y a estas alturas, quién puede creer que una sola persona manejaba todo y el resto sólo padecía en silencio.

O quizá es que todos tendríamos tanto que decir que mejor callamos. ¿Silencio por respeto? ¿Por pudor? ¿Por vergüenza –ahora– de lo que tantos tragaron y alentaron? Nadie hablará de ella cuando haya muerto asesinada. Antes, por miedo. Y ahora, para qué, dicen. Que «el pasado, pasado es».

Nos quedamos afónicos de chismorrear chanchullos y corruptelas de aquella era pero ahora urge pasar página a los que trincaron, a los que posaron, a los intermediarios, a los que consintieron, a los que pillaron por no contar. ¿Y de cierta herencia, tampoco se cuenta nada? Otro poema.

de   http://www.ILEON.COM/actualidad/059461/martinez-majo-ahora-a-triana-no-la-conoce-nadie-en-esta-casa-me-da-la-risa-sinceramente

juicio por el asesinato de Isabel Carrasco

Martínez Majo: “Ahora a Triana no la conoce nadie en esta casa, me da la risa sinceramente”

ileon.com  | 10/02/2016 – 11:47h.

El presidente de la Diputación de León ha reconocido este miércoles que a Triana Martínez, la hija de la asesina confesa de Isabel Carrasco, la conocía “todo el mundo en esta casa” porque tan solo había una persona que ocupara un puesto, en este caso el de telecomunicaciones.

Carlos S. Campillo / Ical. Presentación de la Feria Multisectorial de Valencia de Don Juan a cargo del alcalde y presidente de la Diputación de León, Juan Martínez Majo.

El presidente de la Diputación de León, Juan Martínez Majo, reconoció este miércoles que a Triana Martínez, la hija de la asesina confesa de Isabel Carrasco, la conocía “todo el mundo en esta casa” porque tan solo había una persona que ocupara un puesto, en este caso el de telecomunicaciones. Por eso dijo darle “la risa” porque ahora “no la conoce nadie”, declaró.

Martínez Majo reconoció también haber llevado los temas fiscales de Triana Martínez “desde hace muchísimos años” pero aclaró que “no hay más connotaciones” y puntualizó que su asesoría “está al margen” y “no tiene nada que ver con esto”. Después de que se hiciera alusión a esta asesoría durante una sesión del juicio por la muerte de Isabel Carrasco, Majo aseguró que “no tiene ninguna persecución ni nada por el estilo” y apostilló que si alguien tiene problemas con Hacienda “normalmente es porque se los busca, porque tiene algo que está mal hecho”, concluyó.

http://WWW.DIARIODELEON.ES/noticias/leon/el-padrino-padre_1043592.html

 

DE FRENTE Y DE PERFIL

El padrino y el padre

Pano, el hombre que sobrevivió seis mandatos en la Diputación, avaló a Triana Martínez en el PP y firmó la convocatoria de la polémica oposición de los 40 auxiliares en la que entró el hijo de Ángel Lescún.

04/02/2016

 

ANA GAITERO | LEÓN

O ellos, o yo. Cipriano Elías Martínez, Pano, aprendió la lección y supo cambiar de bando para ser diputado provincial durante seis mandatos. Para mantenerse en el cargo capitaneó las revueltas de los barones comarcales del PP a Pérez Villar (1991), se enfrentó a José Antonio Díez (2002) y sentenció a Javier García Prieto en torno a una caldereta de cordero en Riello (2007). Acabó su vida política como enemigo de la presidenta asesinada en mayo de 2014.

Ayer se presentó ante el jurado popular del asesinato de Isabel Carrasco como vicepresidente segundo de la Diputación en la época de la acusada Triana Martínez. Pudo pasar por un simple empleado jubilado de banca. Un vecino de Riello al que llaman a declarar a la Audiencia Provincial por un asunto que parecía no tener que ver con él. No tenía fresca la memoria.

Uno de los ‘padrinos’ de Triana Martínez en el PP —el otro fue Javier García Prieto— admitió lo que había declarado Rosa Larráinzar dos días antes: que la jefa de Cooperación le pidió una persona entendida y conoció a una chica en Astorga que «tenía buen aspecto. El resto no recuerdo como fue».

Uno de los hombres que más poder ha detentado en la provincia se presentó ayer por la Audiencia Provincial como si nunca hubiera mandado. Pano, histórico alcalde de Riello entre 1979 y 2011, diputado provincial durante 24 años, vicepresidente segundo durante ocho y presidente de Cuatro Valles desde 1995 a 2011 se desentendió de su ahijada política. No supo explicar al tribunal cómo entró en la Diputación Triana Martínez en abril de 2007. Sólo admitió que firmó su ficha de afiliada al PP junto con Javier García Prieto. Y que, efectivamente, la ‘teleco’ que fichó en Astorga, por mediación del dueño del hotel Gaudí, trabajaba en el Palacio de los Guzmanes. «Echaba una mano en Diputación», llegó a decir para después reconocer que tuvo más relación con ella por la TDT y los temas del salón de plenos.

A Pano no le gustó que le llamaran el padrino de Triana, como se ha escuchado repetidamente a lo largo de las nueve sesiones de la vista oral. «¿Apadrinar? Eso está mal puesto. Las fichas del PP piden dos avales y he avalado a muchísimas personas», aclaró a preguntas del abogado de la acusación popular, Ricardo Gavilanes, que representa al Partido Popular.

Si hay alguien que conoce el servicio de Cooperación y el SAM, de los que dependía en la práctica y funcionalmente Triana, es Pano. Se hizo cargo de estas competencias en 1995, con José Antonio Díez como presidente de la institución y estuvo en los frentes más polémicos y duros de la institución, como la construcción del CTR (y la presidencia de Gersul) en la etapa en que asumió las responsabilidades de Hacienda y Medio Ambiente, entre 2003 y 2007, con Javier García-Prieto.

Cipriano Elías Martínez se subió al carro de la política en 1979 y le apearon en 2011, aunque él dice que ya había decidido que «sería mi último mandato». Con 34 años, fue el primer alcalde democrático de Riello en 1979, por la UCD, y entró a formar parte de la primera corporación provincial, como uno de los 27 diputados que la integraban entonces. En 1988 entra en la ejecutiva de Alianza Popular como tesorero y andando el tiempo se convierte en el señor del PP desde Rioseco de Tapia a Babia, hasta que en 2010 es desbancado por los alcaldes afines a Isabel Carrasco.

Ayer dijo que no se daba de tortas con ella ni tampoco besos. Lo cierto es que Pano acabó mal o regular con todos los presidentes del PP con los que estuvo en la Diputación. Pero les sobrevivió. La presidencia mudaba y Pano seguía allí. Hasta que llegó Carrasco.

‘Pano’ nunca ha tenido pelos en la lengua. Cuando empezó de alcalde un periodista le preguntó por su pueblo y contestó: «Problemas, aquí solo hay problemas». Consiguió que la comisión de Gobierno de la Diputación se reuniera en Riello para proyectar la obra de la carretera con Astorga, por la que luego se movería con tanta asiduidad para parar los conflictos del CTR y avalar a Triana.

Ayer fue parco en palabras. «Temas de personal nunca llevé», aseguró. De oposiciones sí, y unas muy polémicas durante el primer mandato de Isabel Carrasco: «Fue anecdótico que yo firmara aquella convocatoria, todo el mundo sabe quién toma las decisiones», recoge Diario de León el 2 de abril de 2011 a propósito del fallo del Juzgado Contencioso Administrativo número 2 de León que anuló las oposiciones de 40 plazas de auxiliares administrativos. Las filtraciones de las preguntas de los exámenes a algunos de los opositores, familiares de políticos y funcionarios, fueron la causa.

Uno de los ‘padres’ afectados, Ángel Lescún pasó ayer por la sala de vistas detrás de Pano como jefe de Recursos Humanos de la Diputación. Su misión, lo que pretendía el defensor de Triana y Montserrat, era aclarar si a Triana se le encomendó hacer el temario de la oposición a la que se presentó (y sacó un 2,2) y el asunto del recurso de lesividad por el dinero que la Diputación pagó de más a Triana Martínez.

El funcionario. que entró en la casa desde el Hospital Princesa Sofía tras la integración del centro sanitario en el Insalud en la época de Pérez Ruiz (PSOE), se dio por aludido cuando el abogado José Ramón García le preguntó si no le extrañó que en la oposición de Triana sólo aprobara un candidato el primer examen mientras que en otras «40 personas sacaron un 10». En ese momento adelantó que uno de ellos era su hijo, para matizar que en realidad consiguió la plaza después de «un proceso selectivo, un recurso contencioso administrativo y una querella».

Lescún pagó estas oposiciones con salud, sufrió una baja sobre cuyas causas el magistrado le excusó hablar ayer. y finalmente reconoció que a ningún funcionario al que se le haya hecho la liquidación se le habían reclamado antes cantidades.

Triana se ha quedado huérfana y la Diputación no sale bien parada. La institución también perdió el pleito de los 40 auxiliares, como los de Triana Martínez, y los opositores ocupan sus puestos y cobran el sueldo puntualmente.

A estas alturas de la película, como diría Rosa Larráinzar, Triana se hacía cada vez más pequeña en su asiento, escuchando a otra amiga con la que tomaba café, y también aspirante a una plaza en aquella época: «No la vi demacrada, estaría nerviosa como cualquiera que prepara una oposición», declaró la hoy arquitecta Laura Delgado Casado. Otra que casi no conocía a Triana.

 

http://LEONOTICIAS.COM/frontend/leonoticias/Majo–ldquo-Ahora-A-Triana-Nadie-La-Conocia-En-Esta-Casa-vn196165-vst385

Anuncios

3 comentarios to “LA OMERTÁ, La ley del silencio o código de “honor” siciliano”

  1. Francisco febrero 9, 2016 a 9:22 pm #

    El sistema habitual de exámenes en diputación de León suele tener importantes fallos que posibilitan que aún en el caso de que la mayoria de un tribunal pueda ser gente legal y honesta, un presidente o un secretario de un tribunal en el que suelen obrar en su poder las preguntas antes del examen, en particular los text habituales del primer examen eliminario, no está garantizada una custodia Legal de los mismos. De hecho es bastante habitual, “por casualidad por supuesto”, que en el text apruebe el mismo número de plazas que salen a concurso oposición, con lo cual el tiro ya no puede fallar ya que en los siguientes exámenes ya no hay competencia, como casualmente , ocurrió una vez más en el caso de la plaza de ingeniero de telecomunicación a la que concurrió Triana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: