Imponer Castilla y León nunca es compartir

25 Ago

mapa Castilla Clásica_n

de    http://blogs.ileon.com/maximosotocalvo/2015/08/22/imponer-nunca-es-compartir/

Imponer nunca es compartir

¿Acaso la Fundación Villalar, de siempre dedicada a los interés automistas, no es una forma, y grave, de imposición al ciudadano, en especial al leonés, de una identidad comunitaria que no le interesa? La gran partida presupuestaria que a ella se dedica, se invierte en algo que a los leoneses no sólo no les motiva, sino que ofende a su propia personalidad, mediante tergiversaciones históricas, por ejemplo; y como esto no lo ignoran los dirigentes de ella, ni los políticos, incluidos los ‘nuestros’, no cabe duda que se están empleando los caudales de manera indebida, una corruptela a ojos vista, en beneficio del estatus del ente autonómico.

Es evidente que los autonomistas del ente siguen empeñados en que seamos castellanos y leoneses, un todo, un ‘totum revolutum’, aferrándose a una idea unitarista intencionadamente nunca bien explicada. Digamos una imposición de uniformidad que nace de un plan hegemónico castellano de sometimiento o control de su entorno. Valladolid ha venido jugando bien un papel centralista absorbente de la castellanidad… y del poder.

A zamoranos y salamantinos, lo de la catellanización que no les enmascara el gentilicio, pero les anula la identidad leonesa, no sólo no parece afectarles, sino que en muy buena medida (difícil de comprender), lo asumen como inevitable. ¡Pero esto, ya de largo es así! Los leoneses de la provincia de León, nunca (repito: ¡Nunca!), lo han aceptado, aun cuando el silencio mayoritario, esto es, la repulsa activa en fase decadente, la hemos de acoplar a un ‘pasar’ del tema, tal como ahora se dice, y no a la asunción, como propio, del ente.

La actual presidenta de las Cortes, y de la Fundación Villalar, Silvia Clemente, la que durante su etapa de consejera de agricultura y ganadería, logró el sometimiento de los productos leoneses a un estatus castellano-comunitario: ‘Tierra de Sabor’ y no “Tierras”… siempre pensando en fundir. Una etapa unificadora encubierta, pues no deja de ser una absorción de lo regional leonés por la facción preponderante castellana; y por supuesto otra intromisión en lo leonés, previo engolosinamiento a los artesanos leoneses con futuras y etéreas ventajas. ¡Éstos han cedido sus marcas al ente que las anunciará como ‘castellanoleonesas’ de un solo territorio! Se anula el color leonés con el sello amarillo diseñado a tal fin, anodino e inventado para la ocasión.

En la citada fundación no se descansa, sus exégetas, preclaros tergiversadores a sueldo comunitario, diseñan cuanto les viene en gana. Nunca para diferenciar, siempre para amalgamar, así han creado una exposición itinerante, ‘Castilla y León, Tierra de Comunidades’, que lejos de informar, incide en materia unitarista preconizando un supuesto “sentimiento de pertenencia de los castellanos y leoneses a una comunidad autónoma con identidad propia”. Esta uniformidad, no busca otra cosa que conformar un solo pueblo para el que proponen “valores castellanos”, la histórica identidad leonesa se olvida y ya está.

En otros lugares he dejado dicho que nada mejor que no asistir a la Muestra, algo no demasiado difícil si uno no está adornado de cierta dosis de masoquismo. Tampoco dejarla pasar por alto, asistir con ojos críticos, y ante los hechos consumados del parcialismo y confusión componer un movimiento ciudadano leonés bien fundamentado, de queja ante la opinión pública, y como esto resultaría corto y efímero, ante el procurador del común, sin descartar los tribunales de Justicia.

Recomiendo la lectura de cuanto, lesivo como era de esperar, encontró Ricardo Chao (perdóname por citarte y en cierto modo comprometerte), pueden hacerlo accediendo a su blogCorazón de León desde el que se empeña noblemente en su condición de historiador y leonés, en destacar y hacer valer nuestro patrimonio.

El apunte final tiene que ir en modo de tirón de orejas para todos, en especial para los que decimos estar comprometidos con las cosas leonesas, asociaciones y movimientos ciudadanos, que cada día nos alejamos un poco más de la pedida unión. Si lo antedicho no nos moviliza aunando esfuerzos lo que nos ocurra como pueblo y el ninguneo autonómico, lo tenemos bien merecido. ¡Sin embargo, esto no exime de culpa a la Fundación citada!

  • El autor

    Máximo Soto Calvo | Columnista de Opinión

    Máximo Soto Calvo es uno de los pensadores sobre León más reconocidos en toda la provincia. Sus opiniones en defensa de lo leonés son altamente valoradas ya no sólo en los círculos más cercanos al leonesismo social sino entre todos los actores sociales de la provincia.

    Autor de los libros Legio, érase una vez y La lenta agonía de la identidad leonesa, también gestiona su propio blog titulado León al Máximo en el que cuenta día a día sus pensamientos sobre la actualidad leonesa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: